Gastos de envío gratis a partir de 50 € de compra

El arte de perfumarse

EL PERFUME: Sustancia elaborada para dar un olor agradable.

La historia de él es casi tan larga como la humanidad. Está ligada al amor, a la pasión, a la ternura y muchos otros sentimientos más.

Se sabe que el perfume es una sustancia que encierra en el interior de su frasco un cóctel de fragancias y esencias naturales con propiedades que influyen en la personalidad de la persona. Es parte del atuendo personal no importa la edad ni el bolsillo. Hay para todas las economías. El único secreto con el perfume consiste en acertar con la fragancia adecuada a la personalidad, edad y entorno de la persona a la que se va a regalar.

Hay que tomar en cuenta el clima, o temperatura, edad, actividades habituales y tu propia personalidad.

Una característica importante es que la capacidad del mismo para influir en el humor y el carácter de las personas ha sido descubierta hace varios años por los científicos.

Para estar segura de la estela que dejas a tu paso es importante aprender a hacer justo lo necesario para que se note tu presencia sin excesos olfativos molestos.

Si tus posibilidades te lo permiten puedes adquirir la leche par cuerpo de tu fragancia. Así lograrás que el aroma perdure más tiempo en tu cuerpo y que no se cruce con la del desodorante o crema de cuerpo.

La piel es el mejor soporte del perfume, aunque hay ciertas partes del cuerpo que han de tomarse más en cuenta debido a que el perfume necesita calor para desprenderse de todos sus aromas.

¿Cuáles son los puntos calientes?

Aquellos donde palpita la sangre. Conviene que se aplique unas gotas en los pliegues del cuello, detrás de las orejas y en las muñecas.

Pero primero conviene conocer el significado de las concentraciones.

Contrariamente a lo que se ha dicho siempre el extrait (perfume), el “eau de parfum” y el eau de toilette” no están del todo elaborados de la misma forma, y no es sólo su concentración del alcohol lo que varia; se trata más bien de una disposición diferente de toda la pirámide olfativa.

El perfume está compuesto de diversas notas de salida, las primeras que se desprenden, que duran de 2 a 5 minutos. Luego vienen las notas de corazón, que duran generalmente 20 minutos.

Finalmente están las notas de fondo, las que revelan la verdadera identidad del perfume, que duran más o menos tiempo, según se trate de extrait, eau de parfum, u eau de toilette. Estas variedades de perfume pueden ser más o menso ricas en notas de fondo y salida.

Un perfume hay que saberlo elegir. No debemos guiarnos por la publicidad o porque esté de moda. O porque sea el que utiliza una amiga nuestra. Es una firma personal y en contra de las revistas no recomiendo cambiar frecuentemente (lo dicen para ayudar a sus patrocinadores).

Un aroma es una firma personal. Es más grato escuchar huele a Miriam que Miriam huele a …X.

Una variación de dos perfumes es buena, pero no más si una quiere dejar marcada la personalidad. Marcar su propio estilo.

Un truco es no adquirir el perfume que todo el mundo usa. Porque no tiene personalidad. La cantidad es importante. No se debe exagerar en exceso, y menos si se usan fragancias muy fuertes.

No compres copias baratas de perfumes conocidos. Normalmente las copias no llevan ingredientes de calidad , fallan sobre todo en las notas de fondo. Además, el alcohol que usan es corriente casi siempre de caña y cambia las notas.

Hay mujeres que tienden a endulzar las fragancias, por tanto, deben buscar aromas secos, herbales o maderas. Hay otras que por el contrario los hacen secos, y los florales y espaciados les van de maravilla.

Lo que no se debe hacer al probar un perfume:

  • No probar indiscretamente las últimas marcas que han salido al mercado. El perfume hay que comprenderlo y desearlo.
  • No viertas nunca el perfume directamente sobre la ropa, podría manchar la prenda. Tampoco sobre telas sintéticas, que desnaturalizan las fragancias.
  • No huelas más de 5 minutos seguidos, se satura el olfato. Lo ideal es un máximo de tres.
  • No inspires el perfume acercando la nariz al frasco, porque respirarás el alcohol que contiene.
  • No frotar lo altera y puede cambiarlo.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta